Posteado por: marcelocassani | 30 de noviembre de 2011

¿Por qué razón debería ahorrar energía si el aire es gratis?

Esta es la pregunta que escucho a diario.
Y la respuesta siempre es la misma (muy ridícula por cierto).
Si el aire es gratis… entonces, ¿por qué no sopla en la manguera para hacer andar la maquina?

El aire comprimido es una de las formas de energía más antiguas usadas por el hombre. Hace más de 2000 años atrás Ktesibios (también llamado Ctesibius) desarrollo en Grecia un arma de aire comprimido. Anteriormente en el Neolítico aparecieron los primeros fuelles de mano, para avivar el fuego de fundiciones o para airear minas de extracción de minerales.
A partir del siglo XVII, se comienza el estudio sistemático de los gases, y con ello, comienza el desarrollo tecnológico de las diferentes aplicaciones del aire comprimido. Así, en el siglo XVIII se construye el primer compresor alternativo, en el XIX, se utiliza como fuente energética para perforadoras de percusión, para sistemas de correos, para frenos de trenes, ascensores, etc.. A finales del siglo XIX, se deja de desarrollar debido a la competencia de otros tipos de energía (máquinas de vapor, motores y electricidad). A finales de la Segunda Guerra Mundial, reaparece de nuevo la utilización a gran escala del aire comprimido como fuente de energía, debido, sobre todo, a las nuevas exigencias de automatización y racionalización del trabajo en las industrias.
Estando hoy en día ampliamente implantado en todo tipo de industrias.

Hoy en día el aire comprimido se usa en sectores de la industria que jamás se le hubiera ocurrido. De hecho se ha utilizado por décadas en la industria que normalmente se cree erróneamente que el aire comprimido es gratis. La verdad es que el aire comprimido nunca ha sido gratis ya que se necesita energía eléctrica para comprimir y tratar el aire 7 veces para lograr una presión de 6 bar.
La conciencia por el cambio climático, el impacto ambiental de las industrias o bien la necesidad de reducción de costos de las empresas es que están haciendo despertar y tomar conciencia del costo del mismo a muchos industriales.

El aire comprimido en las industrias frecuentemente representa aproximadamente un 12% de su factura del servicio eléctrico Llegando a un 30% en algunas industrias. Esto pone de manifiesto muchas razones de peso y de pesos ($) para investigar los potenciales de energía en este area. Estudios recientes han demostrado que instalaciones sin ningún tipo de control están consumiendo hasta un 35% más de energía de la que realmente deberían usar, y esto es solo una parte del problema.
Para conocer el estado general del sistema debe ser examinado en su conjunto desde el compresor, filtros y tratamiento de aire, pasando por el sistema de distribución y terminando en las aplicaciones y uso del aire comprimido.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: