Posteado por: marcelocassani | 6 de mayo de 2012

Motores neumáticos y el movimiento infinito

En los últimos días recibí varias consultas acerca de posibles aplicaciones de los motores neumáticos de gente muy ingeniosa que consideraban haber descubierto que el aire comprimido se produce gratis y se puede autogenerar.

Como ya lo he comentado en varias notas para poder generar aire comprimido se necesita energía eléctrica. Esto es necesario para que mueva un motor y este a su vez un elemento compresor.
Ahora bien si en lugar de tener un motor eléctrico con un rendimiento de 95% (solo por poner un ejemplo) que mueve un equipo compresor que me entrega 1m3/min cada 10HP entregados el cual tiene un cierto rozamiento interno en el cual perdemos por ejemplo otro 3% de energía ya llevamos perdidos entonces 8% de la energía aportada al equipo, mas la que se pierde en calor, mas…

El Dr. Miguel Hoyuelos del Departamento de Física de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina) lo describe muy bien en su brillante página web. La parte más aplicable a este problema está pegada más abajo.

La búsqueda del móvil perpetuo ocupa en la historia de la ciencia un espacio notable. Los diseños realizados, los errores cometidos y los intentos por corregirlos contribuyeron en gran medida al desarrollo de la parte de la física que estudia las transformaciones de energía: la termodinámica.
Estas transformaciones de energía se refieren, por ejemplo, a la conversión parcial de calor en movimiento ordenado que tiene lugar en cualquier máquina que consume algún tipo de combustible, lo que da idea de la enorme importancia práctica que tiene la termodinámica. Una vez establecidas las leyes de la termodinámica durante la segunda mitad del siglo XIX, quedó clara la imposibilidad de construir una máquina de movimiento perpetuo. Estas leyes están tan bien establecidas como la ley de la gravedad, por lo tanto, esperar que no se cumplan es equivalente a esperar que una piedra, al soltarla, no caiga. Es importante distinguir entre el movimiento perpetuo que se tiene, por ejemplo, en un péndulo que idealmente carezca de rozamiento con el de una máquina de movimiento perpetuo. La máquina, además de funcionar en forma perpetua y autónoma (o sea, sin recibir energía del exterior), produce un trabajo útil como, por ejemplo, hacer mover un equipo compresor de aire en cualquiera de sus diseños. Este trabajo útil no se puede extraer de un péndulo sin rozamiento porque, en cuanto uno lo intenta, el péndulo se frena y el movimiento perpetuo se destruye.

La máquina de movimiento perpetuo se ha tornado sinónimo de quimera inalcanzable. Sin embargo, la fascinación que produce no cesa y los intentos por construir una continúan. De hecho, al observar un diseño, es casi inevitable pasar algunos minutos observando los mecanismos involucrados y analizando los detalles. La primera reacción es, en general, de escepticismo porque, aunque uno no conozca las leyes de la termodinámica, posee la intuición de que no es posible sacar algo de la nada (o crear energía o trabajo útil sin consumir un combustible). La segunda impresión produce excitación, porque al analizar el diseño parece que podría funcionar, lo que daría lugar a una revolución científica al descubrir una falla en las leyes de la termodinámica. La tercera impresión diluye la excitación y hace que uno retorne al escepticismo original porque invariablemente se encuentra alguna falla en el diseño.

Las leyes de la termodinámica pueden resumirse de la siguiente manera:
1. No se puede ganar (como la energía se conserva, no se puede obtener algo de nada).
2. No se puede empatar (la cantidad de trabajo que produce una máquina no puede ser igual a la cantidad de energía que consume).
3. No se puede salir del juego (el cero absoluto es inalcanzable).

Conclusión
Las leyes de la termodinámica están tan bien establecidas como la ley de gravedad. Uno puede tener la esperanza de construir una máquina de movimiento perpetuo.
Del mismo modo, uno puede arrojarse desde un décimo piso y tener la esperanza de no caer y violar la ley de gravedad. Las probabilidades de éxito son las mismas.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani

Anuncios

Responses

  1. BUENOS DÍAS, ESTA ESTABLECIDO POR DIOS QUE EL HOMBRE NO FUE CREADO POR CAUSA DE LAS LEYES, Y ESTABLECIÓ QUE LAS LEYES FUERON CREADAS POR CAUSA DEL HOMBRE.
    DIOS TE BENDIGA MARCELO CASSANI, JESUCRISTO MI SEÑOR TE AMA Y BENDICE AMEN.

    Me gusta

  2. es cierto no se puede empatar las energias consumidas con las generadas , pero como comentas si se puede aproximar a cero, pero no seran empleadas por los grandes monopolios de las empresas en conjunto con los gobiernos.

    Me gusta

    • Antonio,
      Gracias por tu comentario.
      Con una relacion 7:1 aproximadamente es dificil intentar empatar las energias.
      Saludos,
      Marcelo Cassani

      Me gusta

  3. hey there and thank you for your info – I have
    definitely picked up anything new from right here. I did however expertise a few technical points using this
    site, as I experienced to reload the site
    many times previous to I could get it to load correctly.
    I had been wondering if your web host is OK?
    Not that I’m complaining, but sluggish loading instances times will sometimes affect your placement in google and could damage your quality score if ads and marketing with Adwords. Well I’m adding this RSS to my e-mail and could look out for
    much more of your respective fascinating content.
    Make sure you update this again soon.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: