Posteado por: marcelocassani | 9 de junio de 2015

Reflexiones: Cuanto más grandes mas ineficientes son…

Luego de varios años de experiencia, puedo afirmar sin temor a equivocarme, que las instalaciones de aire comprimido cuanto más grandes peor y más ineficientes son.

Alguno de los sistemas más chicos como por ejemplo los sistemas en los talleres mecánicos de reparación de automóviles o pequeñas fabricas tienden a tener porcentualmente menos fugas que las grandes instalaciones industriales. Quizás esto sea porque durante las paradas de planta los propietarios escuchan las fugas en un ambiente relativamente silencioso y las reparan. O quizás a los dueños les “duele el bolsillo” de ver como se desperdician sus recursos. En estos casos generalmente no hay margen (de capacidad) para permitirse tener fugas en las instalaciones.

Alguno de los sistemas más grandes tienden a desperdiciar demasiada energía, especialmente si existe un exceso de capacidad quizás debido a que la producción demanda menos aire comprimido por el motivo que fuere.
En estos casos el sistema de aire comprimido generalmemente tiende a estar en un cuarto de compresores cerrado, feo, sucio y alejado que no moleste a “las oficinas”. En estos, es muy comun ver que alguien agrega usos inadecuados de aire comprimido al sistema, o los niveles de fuga han seguido aumentando debido a la falta de atención. En la mayoría de los casos rara vez alguna persona se dio cuenta o presto atención a esto hasta que fue muy tarde.
Año tras año, esta carga de aire despilfarra los recursos, haciendo que los compresores consuman más y más energía. Dado que hay una importante capacidad de generación que sobra, la presión sigue estando en niveles adecuados, sin causar preocupación a producción.
La mayoría de estos sistemas operan sin ningún sistema de vigilancia y seguimiento. Frecuentemente, la única forma en que los operadores saben que hay problemas es cuando finalmente se alcanza el límite de capacidad del compresor y la presión se cae afectando la producción.

Algunos ejemplos:
– Un fabricante de sistemas de frenos para vehículos cuya planta demanda en operación un 12.06 m3/m con la planta sin operación, esta demanda un caudal de 8.9m3/min lo cual representa un 73.79% de fugas
– Un gran fabricante internacional de pan lacteado tenia fugas por 33,2 % de su instalación. Tomo conciencia de ellas el día que un compresor salió de operación y debió parar 4 de sus 10 líneas de producción para poder mantener la presión en el sistema.
– Una terminal automotriz perdía 1 bar en la etapa de secado del aire comprimido, esto mostraba que los equipos estaban subdimensionados. Para compensar esto, la presión de los compresores se elevaba y por lo tanto consumían más energía de la necesaria.

Hacer que estos grandes usuarios tomen conciencia de alguna manera para encontrar y reparar las fugas, reducir usos inapropiados y mejorar la eficiencia general de la planta es la clave. Probablemente no hagan nada importante en el sistema a menos que la presión caiga tanto como para afectar la producción de la planta… y debido al exceso de capacidad de producción de aire comprimido tenemos un gran camino por recorrer.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías