Posteado por: marcelocassani | 14 de junio de 2016

Llega el invierno… asegure la calidad del aire comprimido.

Llega el otoño y luego la estación fría del año, y con ella gran cantidad de riesgos para un proceso de producción fluido y seguro. El aire frío absorbe menos humedad que el caliente. Si el aire se enfría por debajo del la llamada “temperatura de punto de rocío”, el agua condensada goteará.

Debido al aire frío en el ambiente, la humedad en el aire comprimido puede condensar. Esta condensación es peligrosa para diferentes usos, p.ej. las superficies de acero comienzan a corroerse al 30% de humedad relativa aproximadamente. El óxido aparece en las líneas de aire comprimido y los elementos funcionales, llevando al poco tiempo a generar daños y a largo plazo a un fallo total del sistema de aire comprimido. Las herramientas de aire comprimido, válvulas, y dispositivos de apagado se corroen; al interrumpirse las láminas lubricantes de las herramientas de aire comprimido se originan defectos mecánicos.

En caso de temperaturas por debajo del punto de congelación, el condensado se congela. Esto lleva a daños por escarcha, pudiendo bloquear válvulas neumáticas, dispositivos o los propios cilindros neumáticos. No queda asegurado un proceso de producción fluido, y en el peor de los casos la parada de producción se alargará demasiado. Por esta razón la calidad del aire comprimido es tan importante para los usuarios.

Los compresores compactan aire ambiental aspirado. Este compactado lleva a una sobresaturación de la humedad en el aire comprimido. Las diferentes secadoras se pueden utilizar para secar el aire comprimido.

En caso de secadoras de refrigeración el aire comprimido se enfría normalmente a 2…5ºC, el exceso de agua gotea y es descargado a través de un desagüe de condensados. Las secadoras de absorción extraen la humedad del aire comprimido mediante su absorción directa. En este caso el desecante absorbe la mezcla. Dependiendo del grado de saturación, el desecante se regenera en una fase de de adsorción.

De todos modos, incluso las secadoras de refrigeración más fiables dejan de extraer los condensados por sobrecarga, debida a desagües de condensados defectuosos o sucios. Un fenómeno frecuente en caso de secadoras de absorción es la “inundación” del desecante, lo que conduce a la sustitución del mismo.

Para poder garantizar una producción segura y sin problemas usted puede instalar un sistema de monitoreo como los ofrecidos por CS Instruments quienes disponen de dispositivos de medición con alarmas para secadoras de refrigeración y absorción entre otros tantos equipos.

No diga que no le avisamos con tiempo suficiente para prevenir sus problemas.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: