Posteado por: marcelocassani | 3 \\03\\-03:00 mayo \\03\\-03:00\\ 2022

¿Qué compresor es el mejor para mí?

Con una gran cantidad de tipos de compresores disponibles, es posible que se pregunte cuál es la mejor opción. Si bien existen muchos factores para elegir un equipo en forma apropiada, hay 3 puntos críticos a considerar en la selección de un equipo.

Por ejemplo, un aficionado o un técnico de reparación de automóviles puede necesitar un precio bajo y un funcionamiento sin problemas, pero tener poco interés en la calidad del aire o el funcionamiento eficiente. Las siguientes pautas se adaptan a los usuarios industriales, que dependen del aire comprimido a diario para operar sus plantas industriales. En este caso la ecuación económica es completamente diferente a un uso esporádico o part time. En la mayoría de los casos, necesitamos observar el costo total de operación del compresor.

El costo del ciclo de vida se compone principalmente del precio de compra, el mantenimiento y la energía. Aparte de esto es muy importante pensar en cual es la aplicación que tengo que alimentar con aire comprimido y de ahí empezar a construir hacia atrás todo el sistema. ¿Entonces llegaremos a la disyuntiva acerca de que compresor comprar, tendrá verdes, grises, amarillos beige, azul y tantas otras marcas (y colores), pero que tecnología es la más apropiada?

1. Sin aceite o lubricado

La primera determinación es si el compresor debe estar lubricado o «sin aceite». La gran mayoría de los compresores están lubricados. Algunos fabricantes, con el afán de vender equipos le dirán que con un tratamiento de aire adecuado, pueden suministrar aire técnicamente libre de aceite que es adecuado para pintar, respirar, procesar alimentos, productos químicos, farmacéuticos y otros requisitos sensibles. Si bien esto es técnicamente cierto, no es lo mas económico y practico.

Los compresores lubricados brindan las ventajas de una vida útil más larga, un costo reducido y una mayor eficiencia energética en comparación con la mayoría de los compresores sin aceite.

Ciertas industrias se sienten mucho más cómodas con los compresores sin aceite. Aunque los requisitos de compra, energía y mantenimiento son significativamente más altos que los de las máquinas lubricadas, el riesgo percibido y las consecuencias de la contaminación por aceite pueden ser lo suficientemente grandes como para justificar la instalación de un sistema compresor sin aceite.

Hay más consideraciones como los compresores centrífugos sin aceite que pueden ser una opción viable incluso cuando el aire sin aceite no es un requisito estricto. Sin embargo, los costos de compra y mantenimiento periódico pueden ser muy elevado.

Considere su aplicacion y haga las cuentas sin dejarse llevar por un vendedor

2. Presión de funcionamiento

La presión de funcionamiento es otra preocupación principal. Las herramientas típicas y las operaciones de producción requieren una presión entre 6 y 7 bar, lo que se puede lograr con la mayoría de los diseños de compresores. Sin embargo, algunos sistemas funcionan más alto para compensar la caída de presión excesiva, las líneas de aire de tamaño insuficiente y la caída de presión a través de los dispositivos de tratamiento de aire.

Lo más sencillo seria simplemente comprar un compresor de mayor presión para combatir esto, lo ideal para reducir los costos de operación y consumo de energía es reducir la presión al máximo posible.

Si bien es fundamental seleccionar un compresor con una clasificación de presión de funcionamiento lo suficientemente alta como para satisfacer sus necesidades y tener en cuenta los controles y las pérdidas, operar el compresor a la presión más baja posible mantendrá bajos los costos de energía y reducirá el desgaste del compresor.

3. Capacidad

Seleccionar los compresores de capacidad correcta es uno de los aspectos más difíciles al elegir un nuevo equipo para la planta. Un estudio del sistema o traer un ingeniero para realizar este análisis será una inversión que se repagará en un muy breve periodo de tiempo. Las mediciones rápidas de los sistemas que muchos fabricantes ofrecen “gratis” muchas veces entregan mucha más información de lo que usted realmente cree. Si tuviera la oportunidad de disponer de una de estas no dude en tomarla y después decidir que compresor es el que le conviene. Si no sabe leer el informe y entender esta información no dude en consultarme.

Si necesita más información, lea el libro Aire Comprimido, Guía de Supervivencia donde podría encontrar muchos más consejos para poder mejorar el rendimiento y confiabilidad de su sistema de aire comprimido.

Hasta la próxima,

Marcelo Cassani


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: